LUKOTES

¿Está el bol del agua de tu mascota limpio?

¿Alguna vez has limpiado el bol de agua de tu mascota y has notado una especie de babilla difícil de eliminar? Se llama Biofilm o Biopelícula y puede ser dañina para tu mascota o incluso para niños pequeños en casa que puedan tocarlo y después chuparse los dedos. Solución: ¡Limpiar el bol frecuentemente!

A veces, con la vida tan ocupada que llevamos, olvidamos limpiar el bol de agua de nuestra mascota, rellenamos y pensamos: mañana lo limpio .... Y, cuando vas a limpiarlo encuentras una especie de baba pegajosa. Esto se llama Biofilm o Biopelícula y no es más que la concentración de muchas bacterias que se adhieren a una superficie acuosa.

El Biofilm comienza a formarse cuando tenemos una superficie de metal, plástico etc además de bacterias, humedad y nutrientes. Las bacterias liberan un sustancia pegajosa y resbaladiza que, es el entorno ideal para mantenerse protegidas y que, les permite multiplicarse y vivir "tranquilamente". Además de bacterias, está sustancia puede contener diversos microorganismos. Puede que nosotros no detectemos el olor que producen pero, un perro por ejemplo, con su desarrollado sentido del olfato, lo detecta y, no le gusta en absoluto. Esta sustancia también puede aparecer por ejemplo, en las cortina de la ducha, si no se lavan con frecuencia.

Es el refugio idóneo para organismos como Listeria, E. Coli o Legionella. Además se sabe que los biofilm malos están relacionados con gran número de infecciones del tracto urinario, de la vejiga o del oído. Así que, debemos tomarnos en serio la limpieza de los recipientes de nuestras mascotas.


Perro bebiendo en su bol de agua


Consejos para mantener el bol de tu mascota en buenas condiciones

  • Utiliza cuencos de acero inoxidable. El plástico se puede rayar y es más difícil de desinfectar.
  • Limpia los cuencos de agua y comida regularmente. Aunque algunos expertos señalan que una vez a la semana es suficiente, el biofilm puede empezar a formarse en unas horas. Especialmente en verano cuando las temperaturas cálidas proporcionan un ambiente perfecto para la proliferación de bacterias y algas. Nuestro consejo: lávalo después de cada uso o una vez al día.
  • Mejor lávalo en el lavabo y no en la cocina, ya que podrías transferir estos organismo a tu platos. Otra opción: lávalo en el lavavajillas en un programa de alta temperatura o anti-bacterias. En este caso lo puedes lavar con el resto de tu vajilla.
  • Si el bol ya tiene el biofilm, ráscalo primero con un estropajo (no el que utilizas para tus platos) y después aplica un desinfectante. Preferiblemente legía disuelta en agua pero, si no eres fan de la legía puedes utilizar desinfectantes sin ella, que también los encontrarás en el super.

¡Ya sabes! Lo ideal es que no dejes que esta baba se forme limpiando el bol con frecuencia pero, si ha salido, manos a la obra y ¡fuera bichitos feos!



Deja un Comentario

Tu email no será publicado

Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información
1
×
Hola, ¿En qué podemos ayudarte?