LUKOTES

¿Qué hago si mi perro ha entrado en contacto con una oruga procesionaria?

La procesionaria del pino (Thaumetopea pityocampa) es un tipo muy particular de polilla; su ciclo de vida incluye, por supuesto, una etapa de oruga que, tiene un comportamiento bien conocido. Durante el proceso de metamorfosis, estos peligrosos insectos bajan de los pinos donde anidaron, creando una procesión real de orugas para despistar a los pájaros.

Esta oruga es muy peligrosa para nuestros perros porque sus finos pelos pueden causar alergias severas e incluso necrosis en sus tejidos si hay contacto directo. Sin embargo, los efectos también pueden transmitirse a través del aire, por lo que la prevención es crucial.

Es muy importante evitar el contacto con este dañino insecto, alejándonos de los parques o lugares donde se haya alertado de su presencia o intuyamos que podemos encontrarlas. Aún así, también debemos tener alguna idea sobre qué hacer en términos de primeros auxilios contra las orugas procesionarias.

¿Qué la hace tan peligrosa?

Podéis identificar fácilmente la oruga procesionaria del pino gracias a su aspecto y comportamiento característicos. Esta especie forma un gran nido en la cima de los pinos, y entre finales del invierno y principios de la primavera descienden del árbol, formando una procesión.
En este momento es cuando la oruga es más peligrosa para los perros; cuando llegan al suelo, el contacto directo es más probable que nunca. Los perros, en su implacable curiosidad, se acercarán a inspeccionar para descubrir qué es.

NIDO DE LA ORUGA PROCESIONARIA

Nido de oruga profesionaria

La oruga procesionaria puede causar diferentes efectos negativos en vuestro perro, incluidas alergias y molestias. Se pueden identificar a través de los siguientes síntomas:

  • El perro se muestra agitado, nervioso y respira de forma acelerada
  • Agita la cabeza y la restriega en el suelo
  • Lengua hinchada y roja o magullada. También cara y párpados hinchados
  • Ampollas
  • Salivación
  • Vómito
  • Úlceras.
Si se produce un contacto directo, es posible que os enfrentéis a una situación muy grave. Debéis acudir al veterinario urgentemente.
Los pelos urticantes de la procesionaria del pino son tan potentes que podrían causar necrosis e incluso la muerte de vuestro perro. Con todo, es importante saber cómo actuar en un primer momento para disminuir el efecto de las toxinas.


¿Qué hacemos si nuestro perro ha entrado en contacto con ella?

1. Alejar al perro de la zona donde ha ocurrido para evitar nuevos contactos.

2. Retirar la oruga de la boca de tu perro: Aunque probablemente lo haga él solo debido al escozor y malestar que le va a provocar, si no la ha expulsado debéis sacarla vosotros. Y, si claramente la hubiera tragado sin darnos tiempo a sacarla debéis provocarle el vómito.

3. Lavar la zona afectada: El segundo paso es lavar la zona afectada con una solución salina fisiológica tibia (suero fisiológico), ya que el calor reduce el efecto de las toxinas. Sin embargo, el tiempo es esencial, así que si no tenéis suero fisiológico a mano, podéis usar agua limpia de cualquier fuente para lavar la lengua de vuestro perro. Intentad que el agua que le aplicáis salga y el perro no la ingiera ya que seguramente llevará pelos de la oruga. No apliquéis presión bajo ninguna circunstancia, ya que conduciría a la apertura de los pelos de la oruga, lo que aumentaría su toxicidad.

4. Acudir al veterinario urgentemente: El tratamiento después del contacto entre la oruga procesionaria y el perro puede variar según la gravedad de las lesiones. Normalmente implica la administración corticosteroides de acción rápida, pero los casos más graves también deben tratarse con antihistamínicos o antibióticos. Recordad que hay medicamentos humanos que no son adecuados para perros. Por ello debéis acudir a un profesional para que le trate adecuadamente. El tiempo que se tarde en llegar al veterinario será el factor determinante para evitar que vuestro perro muera de asfixia.

IMPORTANTE: Entre los meses de Febrero y Abril es cuando la podemos encontrar en el suelo haciendo filas así que, especial cuidado durante este periodo con nuestros peludos.

Ojalá no nos encontremos nunca en una situación semejante pero, si ocurre, esperamos haberos servido de ayuda.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado

Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información
1
×
Hola, ¿En qué podemos ayudarte?