LUKOTES

La obesidad en perros y gatos

La obesidad es el desorden nutricional número uno entre los perros y gatos. Los estudios sugieren que aproximadamente el 50% de los perros y gatos presentados en clínicas veterinarias tienen exceso de peso. Se cree que la incidencia de la obesidad ha aumentado debido al estilo de vida sedentario para muchos perros y gatos. Además, el aporte de alimentos muy sabrosos y energéticos contribuye a aumentar el desequilibro energético que conduce a la obesidad.

La obesidad es la acumulación excesiva de grasa en los tejidos adiposos. Inicialmente el consumo de calorías excede al gasto y este exceso de energía se almacena en forma de grasa. Se produce una ingestión de calorías mayor de la que es necesaria para cubrir las necesidades energéticas y aparecen depósitos de grasa.

Al final el exceso de peso dificulta la capacidad locomotora, la función cardiovascular y la tolerancia al calor y al ejercicio. La grasa del abdomen puede incluso hacer presión sobre el diafragma comprometiendo al capacidad pulmonar.

El animal obeso entra en un círculo vicioso, cuanto más gordo está menos se mueve y más engorda.

La obesidad normalmente se identifica mediante la inspección visual. En un animal gordo no se palpan las costillas ni las prominencias óseas. La grasa se acumula en tronco, tripa y pecho. En el gato la acumulación es muy evidente en la parte baja del abdomen. Mirando al perro o gato desde arriba aparece pérdida de la cintura, desaparece la forma de “reloj de arena”. Además hay intolerancia al ejercicio y disminuye su actividad física.

Tabla peso ideal de perros y gatos


CAUSAS

Generalmente en todos los casos de obesidad, la causa subyacente es un desequilibrio entre el consumo y el gasto energético, que conduce a un exceso calórico persistente. Inicialmente el exceso de calorías se acumula en forma de grasa, produciendo un aumento de peso y cambios en la composición corporal. A pesar de que el problema de la obesidad parece muy simple en términos de equilibrio energético, existen numerosas causas que ocasionen el desequilibrio, aunque no se conocen completamente. Además, el desarrollo de obesidad en un perro o un gato determinados puede deberse a diversos factores que actúan de manera simultánea.

Algunos de los factores que contribuyen al desarrollo de la obesidad son:

  • Aumento del consumo de calorías y alimentos no adecuados.
  • Acceso a la comida sin limitaciones.
  • Aportar al animal una dieta rica en calorías a base de restos de comida.
  • Utilizar dietas energéticas y muy sabrosas.
  • Estimular o permitir que el animal pida la comida.
  • Alimentar frecuentemente al animal con galletas para perros o con sus alimentos preferidos.
  • Disminución del consumo de energía debido a:
    • Vida sedentaria.
    • Poco ejercicio.
    • Menor actividad metabólica.
    • Predisposición genética.
    • Problemas endocrinos.


PAUTAS A SEGUIR

Existen diferentes técnicas para cambiar los malos hábitos, entre los cambios que se pueden realizar se incluyen:

  • Mantener al animal alejado de la cocina mientras se está preparando la comida.
  • Disminuir el número de alimentos preferidos al día.
  • Trocear los alimentos preferidos y darle tan sólo un trozo pequeño cada vez.
  • Prestarle atención y cariño en vez de darle algún alimento preferido.
  • Mantener al animal fuera del comedor durante las horas de comida.
  • Eliminar de la dieta todos los alimentos que no sean para animales.
  • Evitar dar al animal los restos de nuestra comida.
  • Mantener un régimen alimentario estricto (administrar la comida siempre a la misma hora).
  • Ejercicio: El inicio de una actividad física regular y moderada como tratamiento de la obesidad es muy importante para el peso corporal del animal (en gatos este ejercicio se puede hacer jugando a menudo con ellos). El aumento de la actividad tiene un efecto beneficioso directo aumentado el consumo energético diario, lo que contribuye al déficit energético necesario para una pérdida de peso. Asimismo, un mayor ejercicio también ayuda a regular la ingesta alimentaria.

Es vital mantener a nuestra mascota en su peso ideal evitando la obesidad ya que ésta es causa de muchas enfermedades. No es un problema estético sino de salud.

En nuestro próximo artículo hablaremos de las enfermedades que la obesidad puede causar en nuestros peludos.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado

Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información
1
×
Hola, ¿En qué podemos ayudarte?